Newsletter
Menú
Buscar

DISRUPTIVE BLOG

09

agosto

19

Digital Design

75 votos

Las 10 reglas de oro del Design Thinking

Para hacer uso de la filosofía Design Thinking y sus metodologías, es muy importante mantener buenos principios en los diferentes procesos, de modo que pueda crearse una base sólida y funcional para los sistemas de diseño.

En el blog de prototypr.io, descubrimos este conjunto de 10 reglas de oro que te ayudarán a entender mejor qué es ser diseñador y como mantener la simplicidad en las elecciones que uno hace en cada proceso de Design Thinking.

  1. Ser humilde: Es importante dejar a un lado nuestro ego e involucrar a todos los elementos del equipo o equipos circundantes. En la práctica, debemos escuchar la opinión de otras personas, compararlas y así obtener soluciones novedosas y diferentes.
  2. Confianza y respeto mutuos: Tomarse tiempo para comprender el equipo con el que estamos trabajando y comprender su comportamiento es crucial. Todos en el equipo aportan habilidades únicas, por lo que es necesario cultivar una buena relación de trabajo y crear una base sólida de confianza y respeto. Esta es una de las reglas más importantes y puede llevar a un equipo a lograr los mejores resultados.
  3. Los usuarios son lo primero: Este tema debe pensarse con empatía: la buena experiencia en un proceso de diseño permite a los usuarios sacar el máximo provecho del producto, aumentando su satisfacción. Es importante darse cuenta de que el diseño UX trata todo el tiempo con las emociones del cliente y cómo captar su atención. Además, antes de comenzar con la interfaz de usuario, siempre es mejor crear una buena infraestructura UX que abarque muchas estrategias correctas, como la búsqueda, la arquitectura de la información, los datos analíticos y el diseño visual.
  4. Ve a por el desafío: Tener muchas tareas pequeñas facilita el análisis y la definición de los principales elementos de diseño para cada problema. Esto te permitirá crear una solución de diseño efectiva y sólida que funcione mejor. Es decir, nunca debes comenzar a diseñar hasta saber exactamente cómo será el diseño. Con este proceso en mente, el diseño final siempre estará muy cerca de la idea original.
  5. Claridad mental y enfoque: A veces es bueno tomar un café y salir a caminar. Permanecer detrás del escritorio durante mucho tiempo no siempre es productivo, por lo que es una buena práctica distraer la atención de los entornos complejos hacia otra cosa y así tratar de ordenar los pensamientos. Por lo tanto, será una buena práctica, por ejemplo, cada hora, respirar aire fresco para mantener la mente activa.
  6. Reconsidera continuamente el diseño: Reconsiderar el producto, las características y toda la arquitectura es otra regla importante en el diseño del producto. Eliminar todo lo que se ha vuelto innecesario es crucial para mejorar la experiencia del usuario. A lo largo del proceso de revisión, será más fácil averiguar qué áreas necesitan más trabajo y cuáles no.
  7. No tengas miedo de destruir ideas y crear nuevas soluciones: Una mente más flexible ayudará a abordar el proceso de rediseño. A lo largo del proceso de creación de un nuevo producto es fácil encontrar tareas que antes no existían. Por lo tanto, es muy importante reconsiderar y recrear toda la estructura, o una buena parte de ella, teniendo en cuenta la funcionalidad general.
  8. El buen diseño se explica por sí mismo: Los diseñadores deben tener en cuenta que no es necesario explicar el buen diseño. La experiencia de usuario mejor y más intuitiva tiene soluciones de diseño simples. Por lo tanto, los usuarios deben saber instintivamente cómo interactuar con el producto en todo momento. Si un diseño, incluso si es visualmente atractivo, no se explica por sí mismo, será necesario rehacerlo en parte o incluso, desde cero.
  9. Ser innovador: A menudo, la primera solución que surge no siempre es la mejor o la más adecuada. Dejar espacio en el flujo de trabajo para descubrir y repetir el diseño es crucial: piensa fuera de la caja y mantente alejado de la zona de confort; crea experiencias disruptivas, incluso si a primera vista no se pueden desarrollar. Por ejemplo, los bocetos de varios proyectos se pueden combinar para crear una solución final que cumpla mejor con el objetivo final del proyecto en cuestión.
  10. Menos es más: Mantener todo lo más simple posible es el patrón de comportamiento más difícil de aplicar. Sin embargo, una vez que esté completamente definido, será más fácil mirar hacia atrás sin “remordimientos”. Por lo tanto, es una cuestión de consistencia y paciencia.

En conclusión, cada diseñador debe tener su propio conjunto de reglas de oro para formar la base del buen diseño del producto, pero seguir estos principios te ayudará a manejar mejor la toma de decisiones y a encontrar la dirección correcta para el producto final.

Reglas de oro del Design Thinking

75 votos

QUIERO COMPARTIR ESTA PÁGINA
QUIERO COMPARTIR ESTA PÁGINA