Newsletter
Menú
Buscar
Edit.PT

DISRUPTIVE BLOG

07

Agosto

17

Project Manager

La fórmula para unas prácticas de calidad

Las prácticas son una parte fundamental del aprendizaje. Esto está clarísimo: los alumnos a la hora de decantarse por una formación u otra, los departamentos de RR.HH a la hora de seleccionar un perfil y las empresas, que cada vez demandan más becarios.

Unas buenas prácticas suponen un enorme avance en el dominio de una realidad laboral y una competencia profesional, especialmente en la parte tocante a su aplicación práctica.

Podríamos decir, que cuando comenzamos a trabajar en aquello que hemos estudiado los cables se conectan, las teorías aprendidas comienzan a tener sentido, y el alumno adquiere mucha más confianza en ser capaz de desempeñar la profesión elegida.

Sin embargo, la realidad de las prácticas no siempre es tan idílica. Remuneración inexistente o consistente en tickets comida o el abono transporte, plantillas enteras ausentes en verano remplazadas por becarios saturados, responsabilidad aplastante con poca o ninguna remuneración, y/o falta casi total de formación y tiempo dedicado a la formación de los nuevos perfiles por parte de las empresas.

Por su parte, las escuelas y universidades en ocasiones tampoco están a la altura, soltando por las buenas a sus estudiantes en las empresas, haciendo un seguimiento pobre y pasivo, y permitiendo acuerdos injustos y poco productivos para todas las partes.

Cuando en realidad la fórmula es sencilla. Unas prácticas de calidad deben asentarse sobre 3 pilares fundamentales:

-Primero, una remuneración justa, adecuada al perfil y a la dedicación. Es entendible que el sueldo sea reducido al compensarse con el aprendizaje que se ofrece al becario, pero en ningún caso debe ser precario o desmotivador. Debemos dignificar el trabajo del joven talento, ya que repercutirá en la dignificación del trabajo de todos. Así, mejoraremos la propia concepción del desarrollo profesional y su valía, promoviendo la idea de que el trabajo digital tiene un precio, requiere unas habilidades complejas y debe ser justamente remunerado, una idea, por otra parte, no tan extendida en todos los lugares.

-Luego, la responsabilidad del puesto debe ser acorde a las capacidades del perfil. Desgraciadamente, por falta de tiempo, de personal o de recursos en muchas empresas se tiene a la juniorización, una de las lacras que nos legó la crisis, en la que perfiles sin experiencia ni tablas se enfrentan a decisiones de alto nivel, a volúmenes y cargas de trabajo difícilmente asumibles para su expertise y una presión similar a la de un senior, que en ningún caso se ve reflejada en el reconocimiento laboral ni en el sueldo.

-Por último, pero no por ello menos importante, está el mentoring, el tiempo, la dedicación que se otorga a los becarios para que verdaderamente aprendan durante los meses que están en las empresas.

Estos tres pilares son fundamentales. Evidentemente, no siempre se tiene el tiempo, los recursos y las ganas para afrontar los 3 pero las empresas deben intentarlo, es crucial. Es importante concienciar a las empresas de que invertir en formar a sus becarios no es tiempo perdido, sino que están invirtiendo en el propio futuro de la empresa.

En EDIT. somos conscientes del valor de los alumnos y el beneficio que proporcionan a las empresas, por lo que junto a nuestros partners y nuestro programa de prácticas logramos motivarlos, hacerlos sentir uno más, dedicarles tiempo. De esta forma las empresas pueden maximizar su rendimiento y beneficiarse de sus capacidades, generalmente mucho más nativas digitales y con un conocimiento mucho más holístico e innato del ecosistema digital de lo que solemos pensar.

Si logramos enseñarles la metodología, el know how, y adecuar las prácticas a las necesidades del mercado, no solo se beneficiarán los becarios y nuestros partners, el beneficio repercutirá en el sector digital en general.

Conoce más sobre nuestra oferta formativa en Masters, Cursos Intensivos y Workshops.

QUIERO COMPARTIR ESTA PÁGINA

TEMAS
RELACIONADOS

QUIERO COMPARTIR ESTA PÁGINA