Newsletter
Menú
Buscar
Edit.PT

DISRUPTIVE BLOG

17

Abril

17

User Experience

LEAN UX: ¿Por qué debería interesarme tu genial idea?

La Experiencia de Usuario es una de esas disciplinas donde la creatividad juega un papel importante y, por ello, los que trabajamos en ella muchas veces nos vemos seducidos por ideas que surgen en nuestra mente o son fruto del trabajo en equipo. Esto ocurre especialmente cuando creemos que hemos dado con una idea brillante y no podemos esperar para ponerla en marcha.

Supongamos que somos una agencia y utilizamos esta genial idea como propuesta de venta a un cliente, lo conseguimos satisfactoriamente, firmamos contrato y comenzamos con su implementación. Acordamos unos plazos con el cliente, incluso llegamos a definir paquetes entregables con sus respectivas fechas, y ponemos en marcha el primero de ellos. De modo que hemos definido objetivos de negocio del producto, avanzamos con la arquitectura de la información, las interacciones, seguimos por el diseño visual y el branding y cerramos el paquete con el desarrollo técnico de la solución. Ahora es el momento de sentarnos de nuevo con nuestro cliente y presentarle este primer paquete, el cual cumple con todos los requisitos acordados en el briefing inicial al tiempo que nos hace sentirnos orgullosos de él porque, en efecto, nos hemos dejado la piel y es una obra visualmente impactante que respira nuestro sello de calidad. 

Por supuesto obtenemos el visto bueno del cliente, quien no obstante no escatima en darnos su feedback para modificar lo que a su juicio habría que mejorar. En cualquier caso, a rasgos generales ambas partes quedan realmente satisfechas con el trabajo avanzado. El éxito está asegurado. Por tanto podemos continuar con el segundo paquete. Y con el tercero. La solución brillante es cada vez más tangible y no vemos el día en que se produzca su lanzamiento y el público se vuelva loco. Estamos realmente alineados con nuestro cliente y sentimos que cada céntimo invertido en el producto va a merecer la pena. 

Finalmente, al cabo de 7 meses de trabajo, terminamos con el último paquete entregable. Ya está, por fin, nuestra idea acabada

¿Y qué hemos conseguido trabajando duramente a lo largo de 7 intensos meses de trabajo? Señoras y señores, hemos invertido todo este tiempo y la no despreciable cuantía de XXXXXX € en elaborar una hipótesis.

Porque al fin y al cabo es lo que tenemos. Por mucha experiencia que avale la calidad de nuestro trabajo, y por muy seguro que esté el cliente con la solución planteada (teniendo en cuenta que convencer a un cliente de invertir su dinero en algo aparentemente arriesgado es todo un logro), estamos suponiendo que dicha solución va a funcionar. Lo cierto es que, aunque hemos tenido en mente al usuario final, ¿dónde ha estado todo este tiempo? ¿alguien le ha visto por la agencia? ¿sabemos si, aparte de nosotros y el cliente, a alguien más le interesa nuestra brillante idea? Y por otro lado, ¿qué ha ocurrido en el mercado durante estos 7 eternos meses? Aquel bench que hicimos al inicio del proyecto fue muy interesante, pero a día de hoy está obsoleto.

Lean UX nace como necesidad de una metodología adaptativa para definir experiencias tomando como punto de partida el feedback del usuario final y dentro de un contexto cambiante. Esta metodología consiste en abrazar el aprendizaje y el cambio, partiendo de la base de que la inversión es limitada y el tiempo lo más valioso. Priorizar aquello que crees que define el valor diferencial del producto y prototipar para validarlo en el menor tiempo posible, al menor coste, es la clave de dicho aprendizaje. Enfrentarse a un problema de diseño de servicio y/o producto parte de la base de entender a las personas que van a usarlo, su contexto, y poner a prueba cuanto antes nuestra solución, es decir, lo que pensamos que puede funcionar y, por tanto, nuestra hipótesis. 

El objetivo, que es lo más importante de este proceso y no debemos olvidar, es invertir todo ese esfuerzo, tiempo, dinero e ilusión que hemos comentado en el ejemplo previo en soluciones que la gente realmente quiera usar.

Conoce más sobre el workshop Lean UX – Procesos de Design Agile aquí.

QUIERO COMPARTIR ESTA PÁGINA
Enviar

TEMAS
RELACIONADOS

QUIERO COMPARTIR ESTA PÁGINA